LIPOESCULTURA

Lipoescultura tiene como objetivo modelar el cuerpo, y se vale de la liposucción para cumplir con ese objetivo, consiste en eliminar/extraer la grasa donde sobra, y en algunos casos utilizar esa grasa sobrante para ponerla en otros lugares del cuerpo con el fin de darle una forma más atractiva.

La liposucción consiste en disolver la grasa acumulada en cualquier parte del cuerpo (abdomen, caderas, brazos, espalda, cara, cintura, etc.) para luego extraerla a través de una cánula por un efecto de succión.

La lipoescultura no es un programa de adelgazamiento, por lo que las personas que pretenden perder peso deben buscar otras alternativas. Pacientes que presenten obesidad, deberán perder peso para, posteriormente, retirar grasa de forma localizada y modelar así su figura.

La lipoescultura es apta tanto para hombres como para mujeres que cumplan los requisitos médicos necesarios pero, no obstante, el cuerpo de unos y de otras es diferente y, por lo tanto las zonas a modelar se determinan durante la consulta de valoración.

En este sentido, el abanico de precios depende de la zona a tratar y la cantidad de grasa a eliminar. Las zonas a modelar pueden ser:

- Cintura

- Caderas

- Brazos

- Muslos

- Cara

- Cuello –papada-

- Espalda

- Abdomen

Las Zonas a realizar la lipoinyección:

- Caderas

- Glúteos

- Cara

- Pantorrillas

- Senos

Una vez que el paciente ha pasado satisfactoriamente todo el proceso preoperatorio, se realiza la programación quirúrgica, en la que se explica el tipo de anestesia a utilizar que podrá ser epidural o general, dependiendo de la zona en la que se vaya a realizar la intervención.

El día de la intervención quirúrgica, se realizara la marcación en las zonas a extraer así como en las zonas a aplicar la grasa, y se marcara las zonas donde se realizaran las incisiones para introducir la cánulas cuyo diámetro oscilaran entre 3 a 5 mm según los lugares a realizar (en el cuello o cara las cánulas e incisiones son de menor diámetro hasta 2-3mm). La duración de la intervención dependerá de la cantidad de grasa a extraer así como las zonas, la cánula romperá los depósitos grasos que serán posteriormente succionados por una máquina a la que está unida dicha cánula.

Posterior a la cirugía el paciente será dado de alta el mismo día o al día siguiente dependiendo las zonas y cantidad de grasa a extraer y se colocara un vendaje o una faja postquirúrgica para adherir la piel de la zona donde se retiró la grasa y evitar la inflamación.

En cuanto los riesgos son poco frecuentes si el paciente sigue las indicaciones otorgadas durante la consulta, entre estos riesgos se encuentra:

· Infección.

· Hematomas.

· Cicatrización patológica.

· Seroma: Acumulaciones de líquido.

· Alteraciones de la sensibilidad de la piel.

Posterior a la cirugía la paciente presentara un pequeño drenaje o escurrimiento de líquido serohemático residual (algunos lo conocen como sanguaza) a través de las incisiones que se considera normal hasta por 3días. La paciente presentara dolor o molestias los primeros días después del procedimiento, los cuales mejoraran con analgésicos y desinflamatorios.

El paciente deberá acudir a revisiones subsecuentes, para vigilancia y retiro de puntos (7 días). Se indica utilizar la faja postquirúrgica durante 1 mes.